ISLEÑA

Siente y respira el olor a sal, el tacto de la arena entre los dedos de tus pies, el sol recorriendo tu piel y esa extraña sensación de libertad y felicidad que te invade al pisar territorio isleño.